• afasiactiva

EL DOBLAJE EN EL PROYECTO AFASIA-DULCINEA


¿Cómo surgió el Proyecto Afasia-Dulcinea?


El proyecto surge cuando Nereida acude a una academia de doblaje en sus ratos libres. Aquí conoce a Cristian uno de los encargados del ensayo clínico llevando la parte de doblaje. El primer factor que Nereida tenía que mejorar es la sincronía, es decir, que tu voz cuadre exactamente en el momento que la boca hace el movimiento de las palabras. Cuando se hace doblaje, esto es lo que se intenta trabajar para que quede lo más natural posible. Practicando la sincronía en casa con una película de Almodovar, y mucho después de que la madre de Nereida se le hubiera diagnosticado la afasia, le invitó a que participase para distraerse. El resultado fue algo inesperado, su madre empezó a decir palabras, a vocalizar de una manera más fluida, y con una soltura que no conseguía normalmente. Pero esto no podía ser solo azar, tenía que ser algo más científico y tener alguna explicación. Después de investigar, la psicóloga sacó en claro que al tener una visión directa de los movimientos de la boca, de la película en este caso, la persona con afasia imitaba esos movimientos. Siendo un lenguaje sencillo se podía conseguir una conversación estimulando el lenguaje y las palabras. Además, en este proceso influían factores motivacionales, visuales y también funcionales. Todo ello con el plus del entretenimiento


“Es divertido ver a actores famosos con nuestras voces”.


Tras mucho trabajar en esta investigación, Nereida presentó el estudio ante un congreso y tuvo la grandísima suerte que Marcelo Berthier lo escuchó y le habló de Blanca Fuentes. Blanca Fuentes, Neurólogo y Jefe de Sección de la Unidad de Ictus del Hospital La Paz, entra en la historia con la visita de Nereida. Juntas empezaron a trabajar en este estudio con la ayuda de los pacientes de la asociación de Afasia Activa. Decidieron presentarlo ante una convocatoria muy competitiva de Neurociencias, en la que fueron premiadas a recibir una financiación para llevar a cabo la idea.

Es muy importante no solo contar con profesionales dedicados a esta enfermedad, sino también con personas que la viven día a día y que pueden evaluar y practicar los ejercicios. Además, se podrá estudiar en ellos los avances y progresos directamente y probar nuevas técnicas.


Y así, surgió el Proyecto Afasia-Dulcinea. Teniendo de base la mejora de lenguaje y utilizando pequeños fragmentos de diálogos y películas, se consigue que las personas con Afasia tengan más fluidez en sus conversaciones. Gracias a la ayuda de Cristian como locutor y Celia como logopeda, aprenderán nuevas palabras y frases, y a pronunciarlas correctamente.


Así se llevó a cabo el Proyecto Afasia-Dulcinea

Lo primero que se necesitaba es saber qué palabras y frases eran las mejores para practicar, y recurrimos a Paloma y a la asociación de Afasia Activa.


A través de una encuesta, las personas con afasia escogieron las palabras que más les costaba pronunciar o que querían mejorar en su proceso de locución. Muchas eran básicas, “agua, comida, baño” pero otras muchas eran afectivas, por ejemplo “dame un beso”o “quiero estar solo”. Frases que necesitan estas personas.


Gracias a RTVE que nos autorizó a usar las imágenes de la serie Cuéntame para el proyecto de investigación.

Motivamos a las personas con Afasia a participar en el proyecto

El Proyecto Afasia-Dulcinea está en continuo avance, por eso animamos a las personas con Afasia a que participen y formen parte del proyecto.


Para poder llevar a cabo este estudio, necesitamos personas con afasia tras un infarto cerebral, y a través de fragmentos de vídeos y películas intentaremos mejorar sus capacidades verbales. Se analizará el antes y el después para ver el resultado del proceso. Los participantes estarán 8 semanas trabajando la locución y doblaje, sin otro tipo de método de terapias, y así se podrá comprobar si realmente nuestro estudio funciona.


Todos los participantes nos serán de gran ayuda y nos permitirán estudiar y analizar mejor los procesos de lenguaje con afasia. El Proyecto Afasia-Dulcinea sigue investigando y aunque nos falta más tiempo para determinar un resultado, vamos por el buen camino.

En esta investigación colabora el Hospital Universitario La Paz, el Instituto de Investigación Hospital Universitario La Paz, la Universidad de Comillas, la Fundación “la Caixa”, y nuestra asociación de Afasia Activa. Sesiones de doblaje con mucha energía


Se seleccionan las palabras que más usan en casa y se escogen de manera personalizada. No todas las personas tienen las mismas necesidades, por eso hay que elegir cuidadosamente las frases y diálogos que se van a trabajar para que los pacientes lo puedan adaptar.

Con un margen de 16 sesiones, trabajamos en una sala del Hospital Carlos III con un proyector grande, y se practica cada palabra con ejercicios de refuerzo. El doblaje comienza visualizando la película y escuchando la voz original. Después se pasa a leer la conversación y a encajarlo en la escena. Lo importante es pronunciar bien esas palabras y hacerlo mostrando la emoción que requiera. Así, los pacientes practican los tonos de voz y las entonaciones.


Al final del todo se graba para ver el resultado y la evolución.


7 vistas0 comentarios