• afasiactiva

Adapta tus textos a Lectura Fácil con estas 7 acciones

Actualizado: sep 1



Los textos de Lectura fácil pueden adaptarse de dos formas. Una es adaptar los textos de libros ya escritos u obras literarias a este formato y la otra es (la que cada vez más se está promoviendo) escribir textos originales que respeten estas características.


Te contamos 7 acciones para hacer los textos más accesibles a toda la sociedad:


1. Puntuación


  • Los signos de puntuación ayudan a ordenar, jerarquizar o remarcar ideas.

  • El uso de la coma se puede aplicar para separar elementos de una lista diseñada con viñetas al inicio de cada ítem.

  • Evitar el punto y coma y los puntos suspensivos.

  • Los dos puntos son útiles para introducir quién habla y las catáforas, así como para completar ideas.

  • Evitar corchetes y signos ortográficos poco habituales.


2. Números y fechas



  • Aplicar un redondeo.

  • Sustituir por conceptos como «muchos», «algunos», «varios»…

  • Redactar los números de teléfono separándolos en forma estándar.

  • Escribir las fechas de forma completa, con el nombre del día incluido.



3. Gramática


  • Evitar determinados tiempos y modos verbales: futuro, subjuntivo, condicional, formas compuestas.

  • Evitar la voz pasiva y utilizar la activa, que da viveza y facilita la comprensión de la acción.

  • Se puede utilizar el imperativo en contextos claros.



4. Oraciones


  • Siempre utilizar frases cortas.

  • Es importante evitar frases en negativa.

  • Utilizar un mensaje a transmitir en cada frase.

  • Encadenar las frases una con otra para que la persona pueda seguir el hilo de la información.

  • Evitar las oraciones impersonales y pasivas reflejas, salvo que respondan a expresiones de uso frecuente.

  • Utilizar formas afirmativas. Evitar las formas negativas, los giros negativos y las dobles negaciones.

  • No utilizar metáforas o comparaciones que puedan ser confusas.



5. Léxico


  • Evitar abreviaturas, acrónimos y siglas, aunque se pueden utilizar si son muy conocidas o necesarias, explicando el significado la primera vez que aparezcan.

  • Incorporar onomatopeyas, aunque ofrecen problemas de comprensión, e interjecciones por su vinculación al lenguaje oral.

  • Utilizar siempre el mismo sinónimo.

  • Se pueden utilizar antónimos.

  • Evitar la polisemia.

  • Evitar tecnicismos, jergas y xenismos, aunque se debe explicar el significado si se usan.



6. Imágenes


  • Utilizar imágenes fáciles de entender y reconocer, precisas y relevantes en su significado, sencillas, con pocos detalles, familiares y que capten la atención.

  • Colocar las imágenes hacia un lado, preferiblemente a la izquierda, y el texto a la derecha.



7. Tipografía


  • Utilizar dos tipos de letra como máximo: para texto y para títulos.

  • El tamaño de letra debe ser suficientemente grande.

  • Utilizar tipografías sin remate, por ser más claras.

  • No utilizar caracteres muy finos, ni cursivas ni mayúsculas.

  • Homogenizar para minimizar la carga cognitiva.



Gracias a la Lectura Fácil podemos tener acceso a la lectura, ya sea por entretenimiento o como fuente de información. ¿Por qué hacer algo difícil e inaccesible, cuando podemos hacerlo fácil?




64 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo